20 de diciembre de 2008

Fernando

fernando2.jpg (9648 bytes)Fernando fue un perro común que se ganó un lugar en la historia y el corazón de los habitantes de la provincia del Chaco (Argentina).

Poseía un instinto particular que lo hizo amigo de todos los habitantes. Su figura era popular y no había reunión social o artística que no contara con su simpática presencia silenciosa, como si gustara y disfrutara del espectáculo. Sobre él se escribieron varias notas en diarios y revistas de Argentina y del extranjero, y hasta mereció un comentario de Arturo Barea por la BBC de Londres.
Tenía por costumbre cumplir meticulosamente sus recorridos, y nunca faltaba a la Plaza Central, donde cumplía una de sus grandes pasiones: perseguir gatos.

Una de sus rutinas diarias era ir a la sucursal local del Banco de la Nación Argentina, donde se hacía presente a las 6 de la mañana para ingresar junto a los empleados y desayunar con el gerente. El perro tenía acceso irrestricto a cines y espectáculos, y si la función no era de su agrado se retiraba orgullosamente. Al día siguiente el comentario de la función dependía de lo que había hecho el can.fernando.jpg (19049 bytes)


En la mañana del 28 de Mayo de 1963 lo encontraron moribundo frente al Banco Español (hoy Banco Río).

Horas después Fernando entraba en la historia. Más de un negocio cerró sus puertas, la Banda Municipal de Música interpretó marchas fúnebres. Las casas cerraron las ventanas en muestra de respeto hacia un animalito que había conquistado a toda una ciudad.

fernando1.jpg (25999 bytes)Fernando es el único perro que tiene dos obras en la ciudad de Resistencia, capital de la provincia del Chaco y conocida como la "ciudad de las esculturas". A fines de Mayo suelen aparecer anónimas ofrendas de flores al pie de las estatuas, una ubicada en la entrada al Fogón de los Arrieros y la otra frente a la Casa de Gobierno provincial.

Gentileza: Diario Norte (Resistencia), y Raquel, Gustavo y Christian.


Hachiko


Hachiko nació en Noviembre de 1923 en la prefectura de Odate, provincia de Akita al norte de Japón. Era un perro de raza Akita, macho y de un intenso color blanco.

Los perros de Akita son muy famosos en Japón. Son de tamaño mediano a grande, de un color generalmente marrón dorado, aunque los hay blancos, negros y otros colores, tienen orejas puntiagudas y cara angulosa con expresión inteligente. Son bien conocidos por su lealtad.

A los 2 meses de edad, Hachiko fue adoptado por el profesor del departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio, Dr. Eisaburo Ueno. El profesor lo llevó a su hogar situado cerca de la estación Shibuya, y allí demostró ser un bondadoso y amable dueño. El perro por su parte lo adoraba.

Desde luego, Hachiko no podía acompañar a su amo hasta la universidad. Pero lo que sí hacía era dejar la casa todas las mañanas para acompañar al profesor hasta la estación de Trenes de Shibuya.

Hachiko observaba como su dueño compraba el boleto y luego desaparecía entre la multitud que abordaba el tren. Más tarde, Hachiko acostumbraba a sentarse en la pequeña plaza y esperaba allí a su dueño quien regresaba de su trabajo por la tarde.

Esto sucedía todos los días. El profesor y su perro se volvieron populares en la estación Shibuya y la historia de la lealtad de este animal se diseminó por los alrededores con mucha facilidad. Las personas que transitaban por Shibuya siempre comentaban este hecho y pasaban a saludar a Hachiko.

Una tragedia irrumpió la tarde del 21 de mayo de 1925. La salud de profesor no era muy buena en esos días y repentinamente sufrió una ataque cardíaco en la universidad. Él falleció antes de poder regresar a casa. En Shibuya, el perro seguía esperando a su dueño en la estación.

Muy pronto las noticias sobre la repentina muerte del profesor alcanzaron Shibuya.

Inmediatamente muchas personas pensaron en el pobre perro que lo había acompañado todos los días. Varios tuvieron la misma actitud y fueron a la pequeña plaza para convencer al perro de que volviera a su hogar, como si él pudiera comprenderlos.

A la mañana siguiente Hachiko fue visto enfrente de la estación, esperando a su amo. Aguardó todo el día en vano. Al día siguiente estaba allí nuevamente y así sucedía día tras día. Los días se volvieron semanas, las semanas meses, los meses años y aún así, el perro iba cada mañana a la estación, espera el día entero y al llegar la hora de regreso de su amo, buscaba entre todos esos rostros extraños a aquel que amaba. No tenía en cuenta las condiciones climáticas, lluvia, sol, viento y nieve no impedían su diario peregrinar al encuentro de su amo, la lealtad hacia su amigo humano nunca pereció.

La lealtad demostrada por Hachiko tuvo un extraordinario efecto entre los japoneses pobladores de Shibuya. Él se transformó en un héroe, la figura más amada del área. Los viajantes que se ausentaban por un largo período siempre preguntaban por él a su regreso.

Así pasaron 9 años.

En el mes de abril de 1934 los bondadosos habitantes de Shibuya contrataron a Teru ( Shou) Ando, un famoso escultor japonés, para que realizara una estatua en honor a Hachiko. El escultor estuvo encantado de realizar ese trabajo y la estatua de bronce fue colocada enfrente de la estación, donde solía esperar Hachiko.

Casi un año más tarde, el 7 de marzo de 1935 Hachiko falleció al pie de su propia estatua debido a su edad, pero eso no impidió que su historia y la estatua de Teru Ando se hicieran famosas por todo Japón.

Durante la guerra todas las estatuas fueron fundidas para la elaboración de armamento, la de Hachiko no escapó de esa suerte y lamentablemente el escultor fue asesinado. Pero los pobladores de Shibuya continuaban recordando a Hachiko y su mensaje de lealtad. Así fue como decidieron formar una Sociedad para el reemplazo de la estatua de Hachiko, y dicha sociedad contrató al hijo de Teru Ando, Takeshi Ando, quién también era un excelente escultor.

Hoy en día, la exquisita estatua de Hachiko permanece en el medio de la plaza enfrente de la estación Shibuya. Podemos encontrar alrededor de ella fuentes, puestos de diarios y revistas y personas sonrientes contándoles la historia de Hachiko a los pequeño y a los turistas.

El 8 de abril de cada año se conmemora a Hachiko en la plaza frente a la estación de trenes de Shibuya.

Los restos de Chuken Hachiko (en japonés el leal perro Hachiko) descansan junto a los de su amo el Dr. Eusaburo Ueno, en una esquina de la sepultura de su dueño, en el Cementerio de Aoyama, Minmi-Aoyama, Minato-Ku, Tokio.


(foto de los restos recuperados y disecados de Hachiko en el National Science Museum en Ueno)

Incluso se realizo una película en homenaje a Hachiko. Se estreno en 1987, y su titulo es: Hachiko monogatari.

*************************************************************************************

Porque el ser humano...no ama asi?...porque el ser humano destruye todo lo que toca?...porque no cerramos a tan dulce amor que un perro nos puede entregar?...y lo Juzgamos antes de conocerlo...hoy los Akita se conocen como Perro Potencialmente Peligroso...Hachiko...es un ejemplo claro que el amor y la devocion mutua entre perro y amo da la mayor satisfaccion de todas...Respeto y amor...dos cosas que hoy casi no existen...


Saludos

Falala



Canelo

Entre tanto ir y venir con al ejetreo Navideño...no he tenido mucho tiempo para dedeicarle al Blog...aparte que La Manada ahora cuenta con haaaaartos Peluditos, que de apoco ire subiendo este nuevo año...si es que no agrego mas...que me tienen bien, bien ocupada...

Asi que ahora Viernes por la Noche me dio la lesera y me puse a navegar...sin rumbo por la Red...como lo solia hacer cuando recien entre a la universidad...y encontre esta historia...que encontre bella...hermosa...ad portas de la Navidad...deja ver lo que puede hacer el Verdadero amor...que solo se conoce cuando se ama a un perro...

*************************************************************************************

"Supongo que mucha de la gente que lea este blog conocerá la historia de Canelo, pero me apetecía contarla por aquí para todo aquel que no la conozca.

El protagonista de la historia se llamaba Canelo, un perro de raza indeterminada que siempre acompañaba a su dueño hasta el hospital ("La Residencia" de Cádiz) los días que le tocaba dialisis. El perro esperaba paciente en la puerta trasera a que su dueño saliera, y después volvían juntos de paseo oliéndole el culo a otros perros o persiguiendo palomas que es lo que le mola a los perros.

Siempre comprobando con el rabillo del ojo que su dueño caminaba detrás.

Total que un mal día el dueño no salió. El asunto se complicó y acabó ingresado....

Y Canelo se quedó esperándolo en la puerta...

Y siguió esperando aún cuando su dueño murió como consecuencia de esas complicaciones...

Y así durante doce años!...

Allí, en esa puerta, acabó sus días canelo. Mirando fijamente a todas las personas que salían esperando ver a su compañero, escribiendo la historia de amor, de amistad, de las más bonitas que se conocen entre un animal y un ser humano...

...

...no volvió a saber de su dueño pero se mantuvo fiel a el: “Espérame aquí" que le dijo justo antes de entrar en su último encuentro. Y allí permaneció fiel, esperando que se produjera un milagro y volviera su “amigo”...

A ver quien encuentra una historia de fidelidad animal más grande. A mi no se me ocurre. 12 años esperando bajo la lluvia a que saliera su dueño.

El perro fué incluso indultado por el ayuntamiento ( gracias a Agaden) para no ir a la perrera y durante años fué alimentado, cuidado y mimado por la gente del hospital, los vecinos y hasta la gente que iba por allí solo por verlo...

El 9 de diciembre de 2002, el fiel “Canelo” dejó de esperar...Desgraciadamente y como todo un humano vendria a empañar su vida...Una furgoneta que se dió a la fuga lo atropelló acabando con 12 años de espera en los cuales la historia de Canelo había dado la vuelta al mundo.

...Ahora tiene hasta una calle con una placa de bronce justo detrás del hospital, y hasta le dedicaron un reportaje en no se que tele europea...

Pues eso una de esas historias que te hacen "respirar hondo" pensando en el bueno de Canelo dandole la lata a San Pedro en las puertas del cielo para que quite el cartel de "No se admiten perros" y le permita entrar a buscar a su dueño.

Yo creo que se lo había ganado..."

*************************************************************************************

UN PERRO ES EL UNICO AMIGO Y FIUEL COMPAÑERO QUE NUNCA TE DEJARA EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS...AUN A COSTA DE SU VIDA...SOLO EL SER HUMANO ABANDONA Y DAÑA...YA BASTA DE ABANDONO YA BASTA DE MALTRATO LOS ANIMALES NO HUMANOS SIENTEN...INCLUSO MAS QUE NOSOTROS...NOSOTROS PERDIMOS LA CAPACIDAD DE AMAR INCONDICIONALEMNTE EL DIA QUE LO CAMIAMOS POR RAZONAR...COSA QUE ESTA HOY EN EXTINCION...QUE NO QUEDA...VOLVER Y MIRAR A TU LADO AL SER QUE TE DARA BESOS BABOSOS...PERO QUE SON BESOS DE AMOR Y QUE VIENEN DEL CORAZON...

Saludos
Falala

Los Querubines

Los Querubines
Cuenta la leyenda que en el cielo hay un grupo de angeles traviesos, Los querubines, quienes son los soldados que cuidan a nuestros bebes peludos, son sus angeles guardianes,...para mi son aquellos que guiaron a la Negra de regreso a San Joaquin cruzando Avenida la Florida y Americo Vespucio, sin ningun rasguño, son quienes salvaron la vida de Blankita haciendo que el Punzon no traspasara las costillas solo causandole heridas leves....son quienes trajeron a mi vida a Candy, Canito, y a todos los miembros de lo que yo llamo Mi Manada...

Gracias

Mi foto
Evelyn Soto
Ver todo mi perfil